Transformando la experiencia de la salud

10 cosas que pueden darte un infarto pero las sigues haciendo
Categoría | Cuida tu corazón
11/10/2016

10 cosas que pueden darte un infarto pero las sigues haciendo

Un 30% de la población de América Latina presenta hipertensión arterial, pero un tercio de esta no está enterada de su condición, según la Organización Mundial de la Salud.

 

La OMS agrega que el 80% de infartos se puede prevenir. Para saber cómo hacerlo, no sólo basta con tener en mente los hábitos saludables sino también los malos hábitos que nos llevan a sufrir de un ataque cardiaco.

 

  1. Estar sentado todo el día

De acuerdo a un estudio realizado en el año 2014 por la Asociación Americana del Corazón (AHA), permanecer sentado durante cinco horas o más cada día conlleva a tener un doble riesgo de padecer de un infarto.

Si trabajas en una oficina, cada hora levántate de tu asiento y camina como mínimo cinco minutos. Esto permitirá que tu sangre circule adecuadamente.

 

  1. Tomar demasiado alcohol

Según la AHA, consumir más de dos vasos de alcohol al día en el caso de los hombres y uno, en el caso de las mujeres, podría interrumpir el ritmo normal del corazón y causar insuficiencia cardiaca.

 

  1. Estresarse

El estrés produce adrenalina y esta incrementa el ritmo cardíaco, lo que con el tiempo dañará los vasos sanguíneos del corazón. Para disminuir el estrés procura encontrar a alguien de confianza para que puedas conversar las cosas que te causan estrés. Haz ejercicio al menos 30 minutos al día y organízate bien para que no tengas preocupaciones a causa del tiempo.

malos habitos que causan infartos

  1. Sobrealimentarte

El sobrepeso es uno de los principales factores causantes de infartos. Para evitarlo, mira las tablas nutricionales de los productos que estás a punto de consumir y fíjate en el porcentaje de grasas y calorías. Por otro lado, evita las carnes rojas que son altas en grasa saturada y los jugos azucarados: el agua es una buena opción para saciar la sed.

 

  1. Evitar las frutas y vegetales

Cada comida que consumas al día debería contener vegetales. Estudios demuestran que la gente que incluye al menos 5 frutas o verduras variadas en su dieta diaria, tiene 20% menos probabilidades de padecer un infarto.

 

  1. Ignorar problemas respiratorios

Los ronquidos están fuertemente ligados a la apnea de sueño obstructiva, que se refiere a la interrupción de la respiración durante 10 segundos aproximadamente, lo que puede ocasionar que la presión arterial se dispare. Si tienes este problema, consulta con tu médico.

 

  1. No usar hilo dental

Un estudio publicado en el año 2014 por la revista Journal of Periodontal Research indicó que las personas que sufrían de coronariopatía (enfermedad de las arterias coronarias), tras usar hilo dental tuvieron menos problemas cardiovasculares. La investigación señala que las bacterias relacionadas a enfermedades de las encías promueven la inflamación del cuerpo, lo que se le asocia a un mayor riesgo de enfermedades cardiacas.

 

  1. Exceder el consumo de sal

Este mal hábito puede aumentar la presión sanguínea. Por esta razón antes de comprar un producto estate atento de la tabla nutricional. Si el producto que estás por comprar contiene un alto porcentaje de sodio, no lo incluyas en tu dieta. La AHA recomienda consumir un máximo de 1500 mg de sodio al día.

malos-habitos-que-podrian-causarte-un-infarto

  1. Fumar

Este mal hábito te puede producir coágulos que bloquearán el paso de la sangre a tu corazón. Por otro lado, está demostrado que cerca de 46 mil personas que no fuman pero viven con fumadores, mueren cada año a causa de enfermedades cardiacas.

 

  1. No dormir lo suficiente

Cuando tu cuerpo no descansa adecuadamente, los niveles de adrenalina aumentan de manera similar a cuando atravesamos situaciones de alto estrés. Por eso es recomendable que como adulto duermas un promedio de 7 a 8 horas.

 

 

Por último, visita al médico al menos dos veces al año para hacerte chequeos generales. Si reconoces alguno de estos hábitos como tuyos, plantéate cambiarlos de manera gradual y así gozarás de una mejor salud.

Suscríbete

Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos